<div dir="ltr"><div><b>Hola,</b></div><div><b>envío nuevamente mi texto en la opción que Johannes y Ana me indicaron para que  sea legible</b>.</div><div><br></div><div><br></div>Las secuencias cronológicas y emocionales de este año: todavía bajo el impacto del secuestro masivo de niñas por Boko Haram,  la capacidad de percepción  de  se desplaza a la masacre de Gaza que a su vez, como en una carrera de postas es  tomada por ISIS en apenas dos meses. Nos enteramos, así, que hay cuerpos y mentes de adolescentes occidentales u occidentalizados, de vida aparentemente adaptada, que hacen su viaje de iniciación a la &quot;pureza desconocida&quot;. A la vez, en México, 43 estudiantes desaparecen como en un pase de magia y se descubre otra fosa común con cadáveres NN. Más de lo mismo. Un alerta más para no participar del estado anestesiado de esta contemporaneidad.<br><br><br>La representación es parte sustancial de la retórica política, los yihadistas la llevan al extremo como muerte en directo, pero obviamente editada como espectáculo, por lo tanto guionada y producida en su intencionalidad de construcción de un relato visual continuo. Guy Debord orientalizado.<br><br><br>A diferencia de la austeridad lacónica de Bin Laden en las cuevas, y de sus videos estratégicamente emitidos y siempre puestos en duda, las acciones de ISIS tienen algo de lo carnavalesco (Pía habla de lo kitsch, si no la leí mal), organizado con la retórica de los &quot;buenos nuevos salvajes puros&quot;.<br><br> La repetición del paisaje en las decapitaciones de los extranjeros, el ritual de simetrías de la víctima y el verdugo, la actuación del verdugo como figura reconocible y la de la víctima fusionada una con otra en la túnica naranja y la despersonalizacion de la cabeza rapada, todo esto funciona en contraste con la abundante y caótica filmación de sus disidentes ejecutados y exhibidos, según imágenes de archivo  con su apariencia de espontaneidad sucia.<br><br><br> Los nazis tuvieron sus diseñadores de vestuario, escenografía y arquitectura, los yihadistas necesitan también una marca, sus propias camisas negras, su andar parecido a la vitalidad del fascio más que a la rigidez hipnótica del nazi. Una erótica de la masculinidad. Masculinidad populista, vitalista, llena del polvo de la acción, de los camiones en las carreteras, de la irrupción en los barrios.<br><br> El polvo, el desierto, las ruinas de lo urbano, la extracción primitiva del petróleo a la manera de los pioneros, el Estado ubicuo y a la vez fragmentado, que está en un borde de Siria pero se reproduce en otros lados y actúa como la explosión de muchos hongos nucleares en varios territorios, son imágenes de efecto simultáneo en nuestras mentes.<br><br>Johannes pregunta por el libro de Cecilia Sosa. Por estos lados no hay edición en español, pero su temática reúne los grandes tópicos de estas décadas. Incluye el teatro de Lola Arias que yo mencionaba en mi punteo. Debo leerlo con tiempo. <br><br>Agamben: su abordaje del biopoder y de la nuda vida es un análisis del poder político occidental y de su  horror paradigmático, el de la shoa. Propongo pensar en Pol Pot,por ejemplo, que es una especie de horror olvidado,  y en ISIS, hoy, como pensamiento en reversa del homo sacer, del mecanismo automático de eliminación del otro.<br><br><br>Gracias, seguiré pensando, con todas mis contradicciones.<br><br> Ana, hago este envío en directo. Tal vez los amigos puedan conectarse, igual, con nuestro idioma.</div>